El “paper trading” o “trading simulado” es una herramienta fundamental en el proceso de formación de un trader. Veamos cómo y por qué lo estoy utilizando yo ahora.

El primer acercamiento que tuve al “paper trading” fue en mis épocas de periodista. Un compañero llevaba anotado en un cuaderno la evolución de varios valores que le hubiera gustado comprar “si no tuviera dos hijas que me apuran el saldo mes a mes”, según decía.

Pensaba que de esa forma aprendía a invertir y que cuando llegara el momento de tener dinero disponible podría dedicarlo a la compra de acciones. Era un “paper trading” rudimentario pero “paper trading” al fin y al cabo.


No empecé con “paper trading” y no lo recomiendo

Yo no comencé haciendo “paper trading”. Me lancé directamente al sufrimiento y la angustia de las acciones del Ibex en plena burbuja tecnológica. Gané y perdí aunque el saldo resultó finalmente negativo por mi empecinamiento en promediar en Terra y no vender Telefónica Móviles.

Vendí finalmente las acciones y prometí no volver la Bolsa española nunca más. Más o menos lo he cumplido, aunque no pude reprimir hace unos años comprar Inditex antes de su estallido. Digamos que, con esa operación, el mercado español y yo quedamos en paz.

Pero de todo este asunto saqué una lección fundamental: hay que jugarse el dinero cuando uno está preparado para ello. Bueno, en realidad uno nunca está preparado del todo para ello. Pero hay que estar convencido de que sí se está. Si no, mala cosa.


“Paper trading” en el Mini SP

Mi primera experiencia en “paper trading” se produjo durante mi aproximación a la operativa intradiaria en el MiniSP. Si, yo también sucumbí a algunos cantos de cisne que sugieren eso de que trabajando dos horas se vive de cine. No digo que sea imposible porque conozco gente que sí vive del trading intradiario en el MiniSP y en otros futuros. Pero la gran mayoría de la gente no lo logrará nunca, por mucho que se empeñe.

Igual que creo firmemente que cualquier persona medianamente lista puede convertirse en inversor, especulador trader de medio o largo plazo, lo del intradiario requiere de unas condiciones psicológicas especiales. Horchata en vez de sangre, no salirse de la vía ni lo más mínimo, disciplina más intensa que la prusiana… Casi nadie está preparado para resistir la presión que se siente viendo evolucionar segundo a segundo tu posición en un gráfico de tiempo real.

Precisamente por eso, los experimentos en trading de futuros hay que hacerlos con gaseosa. Total, que me tiré haciendo “paper trading” durante un año. Once meses y medio para que no me lleven por mentiroso. Cuando supuse que estaba preparado, me lancé a la operativa real. Ya he contado cómo fue la experiencia alguna vez: perdí en una tarde lo ganado en un mes. Y comprendí que no valgo para esa operativa.


Aprendiendo cómo operar con los datos de las dark pools

Se trataba de una operativa sin sistema pero sí con plan. El trader sabía lo que tenía que hacer en cada momento, pero tenía él que tomar las decisiones. Es precisamente para este tipo de operativas para las que el “paper trading” se hace imprescindible.

El “paper trading” lo es todo en el proceso de formación de un trader en ese tipo de operativas en las que se presume que existe la esperanza estadística positiva pero no se puede probar mediante programación de un sistema y su correspondiente backtest.

Estamos ahora mismo en ese caso. Después de muchos años de trading, trato de aprender algo nuevo y lo hago con un experimento de “paper trading”. Y lo hago en público para obligarme a mí mismo a una disciplina férrea. De esa forma, tengo que estar día a día sobre el asunto y estoy obligado a seguir unas mínimas reglas.


Empezando a sacar conclusiones

Llevamos apenas un mes y medio de experimento, pero ya empiezo a sacar algunas conclusiones interesantes. Habrá que limarlas durante todo el año, pero este bajonazo nos ha hecho un favor importante de cara al aprendizaje. Veamos en qué consisten estas primeras ideas:


El timing particular de cada activo apenas si existe

Cuando comencé el experimento partí del supuesto de máximos. No quiere decir que lo creyera a pies juntillas, sino que partí de un supuesto extremo para demostrar su veracidad o su falsedad. ¿Qué supuesto? Que es posible que en las dark pools haya claves que nos hablen del timing particular de cada valor.

Es cierto sólo hasta cierto punto y lo peor es que ese cierto punto lo hace inaplicable. El market timing es el market timing, especialmente a la hora de caer. De las caídas se libran muy pocos. Veamos algunos gráficos de la primera cartera creada:

MLTradingZone - Paper trading - Tesla

Nos las prometíamos muy felices con Tesla. Un punto de compra estupendo y el valor de nuevo para arriba. Ya veremos si está generando una nueva oportunidad de compra o su producción en China se va a ver seriamente comprometida…

Afortunadamente, como es “paper trading”, no nos jugamos nada y podemos experimentar. Tiene pinta de que esta caída no va a terminar por encima de nuestro punto de entrada… Si fuera operativa real, todas las posiciones estarían cerradas desde hace tiempo.

¿Alguna solución? Quien haya leído “Fundamentos de Market Timing para invertir en Bolsa” sabe perfectamente cual es: esperar al momento propicio para formar la cartera. Hasta ahora las hemos formado con un mercado en máximos. Esta caída nos va a dar la oportunidad de esperar a una señal de largo plazo de nuestros sistemas. Es decir, podremos comparar la efectividad de los patrones de las dark pools en condiciones de mercado muy distintas. Perfecto, para eso está el paper trading


Mejor que nos olvidemos de los stops al tick

Estamos buscando valores de una volatilidad importante. Evidentemente, en la segunda cartera el perfil es distinto porque son valores más “sólidos”, pero la volatilidad es también muy importante. Veamos este gráfico:

MLTradingZone - Paper trading - Mallinckrodt

Y Mallinckrodt no es el más chicharro de los valores que tenemos en esta cartera… La barrida fue increíble en la víspera de los resultados. Ya veremos como evoluciona, pero tiene pinta de que este valor se irá a las nubes o al infierno. Quieto no se va a quedar. Y por el tipo de barrida, yo apostaría ahora mismo por las nubes. Eso sí, le va a costar ir contra corriente en el mercado…


Mejor una cartera compensada

Lo mejor para comprender esta idea es ver la evolución y el saldo de las dos carteras:

MLTradingZone - Paper trading - Cartera1

La cartera formada en primer lugar, una auténtica chicharrería, pierde dinero a espuertas. Iba ya regular cuando el mercado subía porque nos equivocamos en algunas apuestas, y ahora va a peor. No obstante, yo esperaba que el derrumbe del mercado hubiera arrasado mucho más esta cartera. Habrá que ver qué pasa cuando el mercado recupere el pulso. Podemos permitirnos el lujo de esperar a ese momento porque se trata de “paper trading”, obviamente.

MLTradingZone - Paper trading - Cartera2

La segunda cartera se sostiene gracias al timing particular de dos valores que se están comportando como auténticos campeones:

MLTradingZone - Paper trading - GNPX CODX

Ambos son valores que tienen un perfil gráfico muy similar y que pueden verse beneficiados por la crisis del coronavirus. Son valores oportunistas, en segunda oleada de ascensos y favorecidos por la coyuntura. Deben estar presentes en cualquier cartera que formemos valores de este estilo, adaptados a la circunstancia de cada momento.

No obstante, con cuidado. Incluí dos valores relacionados con el oro pensando que serían también un cañón. Pero nada de eso. Pierden poco, pero pierden. Lo dicho, ir contra el market timing es excepcional cuando se trata de bajar y hay que confiar poco en ello. Incluso si nos ha salido bien como es este caso.

Califica este artículo. Para ello, debes ser usuario registrado en la Zona VIP

Calificación media: 5 / 5. Número de votos: 4

¡Sé el primero en calificar este artículo!

¡Ayúdanos a mejorar!

¿Qué es lo que no te ha gustado?

Si te ha gustado, me haces un gran favor compartiendo este post en tus redes. Muchas gracias