He pasado años tratando de mejorar mis sistemas de inversión para afrontar tranquilo mi jubilación. Doy por cumplido el objetivo con MLTZ Total 3.0. Desde ahora, toca divertirme.


¿Por qué construirme mi jubilación yo mismo?

La idea de construirme yo mismo mi pensión de jubilación nació en realidad de la necesidad. Tras muchos años de trabajo asalariado y de «felicidad» pensando que mi jubilación estaría más que asegurada tras cotizar al nivel máximo posible llegó el mazazo de la realidad.

Todavía andaba yo rellenando páginas de periódicos cuando aquello del Pacto de Toledo me comenzó a oler a chamusquina. Eso de «pensión de jubilación garantizada por el sistema público» es la peor de las mentiras porque es una verdad a a medias. No dudo de que voy a cobrar una pensión cuando llegue el momento (cada vez más retrasado, por cierto). Lo que dudo es que el monto de esa pensión no lleve aparejado un inmediato «apretarse el cinturón».


Adiós a la pensión máxima del sistema público

La vida, que es muy cabrona a veces pero que al final nos va poniendo en nuestro lugar a todos, me llevó a dejar el confort de un buen salario, una cotización por el máximo a la Seguridad Social y un plan de pensiones sufragado por mi empresa. Llegó el ERE y decidí que era el momento de cambiar de vida, de profesión, hasta de lugar donde vivir… Cambié de todo y no me arrepiento ni un poquito de ello.

Eso sí, de inmediato asumí que mi pensión máxima estaba en entredicho, que debía olvidarme de ella. Como autónomo, ni cotizando por el máximo posible iba a conseguir gran cosa más allá de restar mis ingresos mensuales. Y dado que tampoco es que este servidor tuviera una gran confianza en la pensión máxima en el momento en el que vaya a llegar mi jubilación, opté por un camino distinto: después de 22 años escribiendo sobre dinero sabía que hay que ponerlo a trabajar para mejorar mi futuro.


Si los bancos «regalan» dinero, el negocio no lo haces tú sino ellos

Quienes me conozcan un poco o hayan leído el prólogo de «Fundamentos de Market Timing para invertir en Bolsa» saben lo que pienso de los fondos de pensiones. Son la panacea, pero no para los partícipes sino para los bancos. ¿Por qué regalan dinero los bancos si trasladas allí tu fondo de pensiones? Descuiden, no es porque sean dadivosos a más no poder. Si algo caracteriza a un banco es que nunca regala nada…

pensiones de jubilacion

En fin, que decidí que mi futura pensión de jubilación depende únicamente de mí y me puse manos a la obra. No espero nada de la pensión pública, no he aportado un solo euro al fondo de pensiones que mantengo porque lo pagó mi antigua empresa mientras allí estuve. He dedicado mis esfuerzos desde entonces a hacer lo más rentable posible mi dinero y a rebajar al máximo los riesgos.

Los comienzos fueron prometedores, pero pronto descubrí que para un objetivo de largo plazo se necesita algo más que inspiración (que viene y va) en la selección de activos a invertir, mucho tiempo buscando oportunidades y una pizca de suerte. Sí, la suerte siempre juega sus bazas y no siempre está de tu parte.


La intervención de la suerte

Mi suerte se llamó Mar. He hablado algunas veces de mi hija pequeña y vuelvo a mencionarla porque su inspiración y ejemplo me ha espoleado en mis propósitos. Nació con una discapacidad severa y nadie daba un euro por ella. Y lo que en principio pareció mala suerte se convirtió en la mejor suerte del mundo.

Ella me obligó a parar, más que nada porque en 2014 no tenía yo la cabeza para andar buscando activos en los que invertir. Ella me obligó a creer y a luchar porque ella misma ha creído y ha luchado. De hecho, sigue luchando día a día por aprender a hablar, que no a entender o a hacerse entender, que eso lo hace de maravilla.

Y ese parón obligado y al borde de la desesperación me llevó a cambiar el rumbo y el objetivo. Ya no necesito una pensión de jubilación. Necesito mucho más para garantizar el futuro de Mar cuando yo no esté aquí.


Cambio de rumbo

En esos momentos, yo me dedicaba al análisis más o menos técnico, a la aplicación de métodos como el de Stan Weinstein y de cuando en cuando intentaba hacer compras por «value». E intentaba combinarlo todo con mis incipientes «descubrimientos» sobre la amplitud de mercado. Era consistente, pero en adelante no iba a disponer del tiempo necesario para ese tipo de operativa. Y sin tiempo, mucho tiempo, era difícil conseguir el objetivo.

Tomé otro rumbo que aparentemente está absolutamente en las antípodas de lo que recomiendan todos los manuales: nada de diversificación. Lo que necesitaba era concentrarme en un solo activo y desarrollar sobre él el mejor sistema de inversión posible. No tengo tiempo, cada vez voy a tener menos, y necesito que algo trabaje por mí y por mi dinero. Se acabaron las noches en vela mirando gráficos o pasando buscadores para encontrar una aguja en un pajar y llegaron las noches aprendiendo cosas que me eran cada vez más necesarias.


Se acabaron las acciones

Y también se acabaron las acciones. Desde ese momento me dediqué con el mayor de los tesones a generar señales de compra sobre el S&P 500. Como decía el otro día el gran Joserain en el Foro: «se trata de buscar sistemas sólidos, con muy buen porcentaje de operaciones ganadoras y un riesgo muy acotado. Una vez obtenidos esos sistemas: un apalancamiento prudente es la llave del éxito». Afortunadamente, en el Foro tenemos ya dos de esos, uno creado por mí y otro creado por él. Lo mejor es que hay varios más que prometen ser tan buenos o más. Con ellos tenemos la osadía de llevar la contraria a la práctica totalidad de los gurús de la inversión.

Volvamos al asunto que nos ocupa y dejemos el Foro. Poco a poco, con las herramientas que he ido añadiendo, me he dedicado a mejorar mis sistemas. Primero fue con una tabla de Excel que el mismo Joserain me enseñó a automatizar para incorporar a diario los datos de amplitud. Luego fue aprendiendo Python para ser capaz de mejorar la recogida de datos desde distintas fuentes.


Formación sin fin

El proceso de mejora, de formación, de aprendizaje de nuevas cosas que incorporar a tu bagaje, nunca tiene fin si eres lo suficientemente exigente. Seguramente, el paso decisivo fue cambiar a un graficador, Amibroker, algo complicado de manejar pero que una vez lo controlas es capaz de procesar cualquier cosa que le pongas delante. Luego fueron mínimos conocimientos de Javascript para automatizar todo lo posible los procesos. Y durante todo el proceso, aprendiendo a programar cada vez mejores sistemas en el lenguaje propio de Amibroker, lo que no deja de tener su aquél para alguien que no tenía ni pajolera idea de programar ni la hora en el despertador.

Afortunadamente, la suerte me acompañó en el proceso. Cada nuevo conocimiento se tradujo más o menos rápidamente en mejoras de los sistemas, lo que siempre es de agradecer porque anima mucho a seguir adelante. Diseñé para «Fundamentos de Market Timing para invertir en Bolsa» un segundo sistema de largo plazo basado en indicadores de amplitud que sigue ganando dinero. De ahí pasé al corto plazo con I2CALM, RatioVol, MACDVol o MLTZ. Cada uno fue mejor que el anterior y todos desembocaron en MLTZ Total, con el que nos adentramos también en la operativa corta.


MLTZ Total 3.0: mi camino hacia la jubilación

Y MLTZ Total 3.0 supone la meta. Ya he llegado donde quería llegar. Ya tengo el sistema que soñé: rentable, de bajo riesgo, sólido a prueba de bombas… MLTZ Total 3.0 es mi camino hacia la jubilación. Desde ahora, todo lo que haga será por placer, ya no por necesidad. Y creedme que lo que parece un pequeño matiz en realidad es todo un cambio de dimensión. Seguiré adelante, explorando, probando cosas y mejorando, pero será porque me divierte, sin la angustia del «lo necesito» para llegar a mis objetivos.

En el gráfico que encabeza este post se ve el sistema tal y como nos aparece en el Amibroker. En esa configuración, sin apalancamiento, ha ganado poco más de 184 millones de dólares desde 1978 comenzando con 10.000 dólares. Y lo ha hecho un un drawdown máximo del 10,54%.

También en esto soy rarito. Lo de calcular todo desde 1978 tiene varios motivos y lo hago con todos los sistemas que desarrollo

  • Porque el 1 de enero de 1978 es la primera fecha en la que tengo datos conjuntos de máximos y mínimos del Nyse y el Nasdaq
  • Porque entre esa fecha y la actual, el sistema ha tenido que pasar por tres tendencias bajistas, dos crashes (sí, lo de marzo de 2020 en términos de amplitud de mercado fue un crash), dos mercados irracionalmente exuberantes, un cambio radical de las reglas del juego con la cotización al centavo…
  • Porque nada de lo que sucede en el pasado nos garantiza el futuro, pero la esperanza estadística cobra más fuerza cuanto mayor es el periodo para sus cálculos

Esos resultados son irreales y no tengo tanto tiempo

¿Y ya está? Pues no. Ni mucho menos. Con esos 184 millones no tengo ni para empezar si quiero conseguir mis objetivos. Como bien señalaba mi buen amigo Robert, esos resultados no pueden ser tomados literalmente en serio. Experimentarán reducciones por comisiones, deslizamientos o impuestos. Tendrán que luchar contra la inflación renaciente, que siempre hace que cualquier previsión de necesidades para el futuro pueda quedarse corta… Hay obstáculos importantes y hay que admitirlos desde el comienzo. Sólo conociendo al enemigo serás capaz de vencerlo.

Luego está el factor tiempo, que tiene la jodida costumbre de correr más deprisa de lo que uno querría. Por supuesto, no tengo otros cuarenta y pocos años para generar el dinero que necesito y aunque sea una cantidad mucho menor de los 184 millones reflejados en el gráfico tengo que tener más ambición. ¿Cómo?

apalancamiento y jubilacion

Un apalancamiento razonable

Aquí vuelvo a la frase de Joserain. Con un sistema sólido y con el drawdown muy contenido puedo apalancarme con cierta tranquilidad. Recuerdo a la distinguida concurrencia que si opero el MicroSP no me estoy apalancando inmediatamente por cinco. Una cosa es el multiplicador del activo respecto al precio del futuro en cuestión y otra cosa muy distinta es que sólo por eso uno tenga que apalancarse uno a cinco. Poder, se puede. Pero yo no se lo recomiendo a nadie.

En estos gráficos se muestra cómo funciona el sistema con apalancamientos muy comedidos. Lo explico de nuevo, si utilizo el 110% del saldo que tengo en cartera me estoy apalancando un 10% y así sucesivamente. En nuestro gráfico, el máximo apalancamiento es del 30% lo que supone en la práctica que «casi» por cada tres contratos negociados tendremos que tener saldo en la cuenta para afrontar completamente dos de ellos.


Bendito disparate

Un 13,52% de drawdown máximo en estas condiciones es un término razonable. Más de 3.000 millones de dólares no sólo es irreal por lo que he contado antes, sino que es un disparate. Pero ese disparate me va a permitir acortar el plazo para conseguir lo que necesito. Bendito disparate. Y lo bueno de este tipo de sistemas es que cada cual puede elegir su nivel de apalancamiento.

La idea es sencilla. Existen los deslizamientos y los sufrimos especialmente en nuestras carnes en las aperturas con enorme volatilidad, existen las comisiones y no están calculadas… Pero con esos resultados en el sistema, ese drawdown y unos objetivos muchísimo más modestos, tenemos margen.

En cambio, para lo que no tenemos margen es para retirar dinero de la cuenta para pagar impuestos. Como he contado mil y una veces, todo reside en el interés compuesto y eso supone reinvertir la totalidad. Todo lo que no sea eso es meter el palo entre los radios de la bicicleta. Te caes sí o sí incluso si es una eléctrica.


¿Te interesaría recibir señales de este sistema?

Tengo otros ingresos que de momento me han permitido pagar los impuestos sin tocar las cuentas de trading. Pero ahora estamos hablando de cosas completamente distintas. Va a a ser necesario sí o sí aumentar los ingresos y seguramente eso va a llevar aparejado un cambio radical en mi visión de esta historia. Estoy pensando seriamente en «bajarme del burro».

Hasta ahora sólo he admitido compartir mis sistemas con los miembros del Foro o con los alumnos del curso, pero empiezo a barajar seriamente la posibilidad de replicar las señales de MLTZ Total 3.0 a quien esté interesado en ellas a cambio de una suscripción mensual y sin necesidad de Amibroker, ni datos de amplitud, ni actualizaciones diarias… Va en contra de mi idea de que hay que esforzarse para conseguir las cosas, pero hay que pagar impuestos…

¿Hay alguien interesado o abandono esa idea?

Califica este artículo. Para ello, debes ser usuario registrado en la Zona VIP

Calificación media: 4.9 / 5. Número de votos: 14

¡Sé el primero en calificar este artículo!

¡Ayúdanos a mejorar!

¿Qué es lo que no te ha gustado?

Si te ha gustado, me haces un gran favor compartiendo este post en tus redes. Muchas gracias

Esta página web utiliza "cookies" porque no hay forma de hacer una página sin usarlas o de que te encuentre un buscador sin ellas. Siempre han estado ahí y no se han comido a nadie. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies